El deseo de ser mago para fiestas infantiles

Cuando era pequeño siempre le pedía a mi madre películas y documentales de magia, me quedaba alucinado con los trucos que los magos realizaban en los espectáculos de televisión. Esa afición por los magos fue creciendo dentro de mí según iba madurando e incluso acudí a una escuela de magos para poder seguir aprendiendo. Cuando comencé a estudiar en la facultad,  decidí combinar mis estudios de maestro con mi gran afición y me propuse crear mi propio show de magos para fiestas infantiles que a la vez divirtiera y educara. Algunos magos para fiestas infantiles que pertenecían a un grupo de la universidad me animaron con mi idea ya que una animación de fiestas infantiles de ese tipo era un espectáculo que todavía no estaba muy expandido y seguro que mi animación de fiestas infantiles tendría mucho éxito. También le comenté mi plan a mis padres, y también al resto de compañeros y profesores en la universidad y me brindaron todo su apoyo pedagógico para que incluso mi animación de fiestas infantiles pudiera ser un proyecto que naciera desde la propia universidad.

 

Con la ayuda de magos para fiestas infantiles del círculo de artes de mi facultad,  poco a poco fue desarrollando el proceso de mi espectáculo. Como el objetivo era una animación de fiestas infantiles que también educara, en vez de utilizar el vestuario típico de los magos, decidí vestirme como si fuera el típico profesor de escuela, con la situaciones típicas de un día de clase. Además muchos de los trucos girarían en torno a una clase de lengua o de conocimiento del medio cualquiera. Después de un año de preparación mi animación de magos painfantil-magora fiestas infantiles ya estaba lista para presentarme ante mis profesores, amigos, familiares y otros magos para ver cuál era su reacción y me pudieran dar una opinión sincera de mi espectáculo antes de que lo comercializara.

Source:bluevalentine.es

 

Yo desde el principio estaba decidida aunque nerviosa, desde pequeño había soñado con eso y  ya que había trabajado durante mucho tiempo en ese espectáculo y tenía miedo que mi animación de fiestas infantiles resultara ser un fracaso. Sin embargo, los aplausos del público asistente no tardaron en llegar y eso me dio mucha confianza en lo que estaba haciendo. Además, de reojo podía ver la cara de aprobación de los magos para fiestas infantiles, todo iba transcurriendo mucho mejor de lo previsto. Al finalizar mi actuación todo el público quedo encantado y el rector de la universidad, que no sabía que había venido a ver mi animación de mago para fiestas infantiles,  me dijo que la universidad me iba a apoyar para que triunfara, fue una noche que nunca olvidaré.